La mayoría de las edificaciones viejas y sin mantenimiento tienen un problema en común, llamado salitre. Este no es otra cosa mas que una sustancia salina de apariencia blanquecina y formada de diminutos cristales, que se forma en la parte inferior de los muros y suelos. Es muy probable que la aparición del salitre venga de la mano de los malos olores, humedad y como consecuencia, algunos problemas de salud, como dermatitis, problemas respiratorios y oculares. El polvo que cae de las paredes con salitre es muy tóxico, y puede causar graves problemas a la larga.

El salitre cuando no se atiende rápidamente, puede llegar a hacer un proceso de corrosión en los ladrillos, incluso las estructuras de acero se van debilitando, lo cual compromete la seguridad en general de la construcción. Si bien, el salitre se produce por las alcalinas solubles en agua que se encuentran en los materiales de construcción, como el cemento, cal y el ladrillo, la humedad hace que reaccionen y empieza a brotar de manera continua.

La importancia de detectar el origen del salitre va a determinar el plan que hagamos para erradicarlo. Puede haber una filtración de agua o grietas y fisuras en los muros, por donde se pasa la humedad. Al identificar estos problemas y combatirlos de raíz, es la única manera de quitar el salitre de manera efectiva.

A continuación, enlistamos algunos tips para ayudar a erradicar el salitre:

+ Limpia el área afectada raspando profundamente la pared, hasta que no se vea rastro de salitre.

+ Aplica un poco de ácido muriático con una brocha, y deja que este producto penetre en la superficie por 20 minutos.

+ Lava la superficie tratada con mucha agua caliente y empareja con un poco de cemento o yeso.

+ Aplica varias capas de sellador especializado.