En las construcciones es de lo más normal encontrar algunas superficies que están creadas para tener movimiento o tránsito constante de equipos y personas, pero además están en constante contacto con el agua. Los impermeabilizantes cementosos son productos diseñados para la protección de superficies con humedad constante, dependiendo el lugar y las condiciones del área que se requiere recubrir. En realidad, este tipo de impermeabilizantes son fabricados en base de cemento y su finalidad es que no pase el agua, actuando al reducir la porosidad de los materiales y cubriendo las filtraciones para evitar la aparición del salitre.

Si bien los impermeabilizantes cementosos tienen propiedades elásticas que dan protección a superficies tanto verticales como horizontales, de tabique, block, mampostería, etc, y que están en contacto eventualmente con la humedad, sus usos son variados. Pueden aplicarse en terrazas, cobertizos, albercas, depósitos de agua, jardineras, muros de contención, sótanos, túneles, etc. Prácticamente cualquier área expuesta a la humedad o a filtraciones de agua, deben ser protegidos con impermeabilizantes cementosos.

Su aplicación puede ser con cepillo, brocha o llana, sin embargo, por su base de cemento, es recomendable utilizar la llana para obtener acabados más uniformes.