Uno de los materiales más utilizados en la industria de la construcción es el concreto, el cual puede ser trabajado con una gran variedad de terminados para una mejor apariencia. Los diseños arquitectónicos modernos destacan entre otras cosas porque, precisamente en los acabados, utilizan técnicas alternativas para crear texturas y patrones en el concreto. Y lo más importante es que no afectan en absolutamente nada las propiedades del concreto.

Si bien, el concreto oxidado es el resultado de una variedad de técnicas, es también un sistema arquitectónico de innovación cuyo objetivo es crear elementos decorativos en las superficies. El elemento oxidante es ácido clorhídrico, agua y ácidos solubles en sales metálicas. En realidad, esto produce una reacción química entre iones metálicos y el hidróxido de calcio que contiene el concreto, para generar colores como terracota, arena, café, negro, rojo, verde, etc.

Otra técnica utilizada para lograr el acabado oxidado en el concreto, es agregar limadura de algún metal como cobre, aluminio, etc. durante su preparación.